Matrimonio

Responsabilidad y libertad

  1. La Iglesia, es, ante todo, comunidad de creyentes: la fe es libre. Ahora bien: ¿hay algo tan contradictorio como hacer una cosa en la que no se cree?
  2. Hay tres preguntas fundamentales para los que quieras recibir el Sacramento del matrimonio: el Bautismo (no sólo recibido, sino también vivido); la fe (también viva y manifestada en obras); la pertenencia voluntaria a la Iglesia (vinculándose a alguna parroquia o comunidad eclesial).
  3. ¿Casarse en la Iglesia por presiones sociales? No parece sincero y honrado. Aunque también es verdad que hay que trabajar eficazmente para que socialmente no existan presiones de ninguna clase y menos con ocasión del matrimonio, que es algo tan personal y libre.
  4. Cuando la Iglesia exige ciertas condiciones para el Sacramento del Matrimonio, lo hace por fidelidad al Evangelio y a la vocación humana concreta de casarse por la Iglesia o por lo civil.
  5. En principio, la Iglesia no rechaza a nadie: a todos desea acoger y ayudar. Para eso está. Pero no a todos puede conceder sin más el Sacramento, el cual tiene unos elementos esenciales, de los que la Iglesia no puede dispensar.
  6. Lo que la Iglesia pretende no es juzgar la fe de los novios: pero son ellos mismos los que deben manifestarla libre y abiertamente con ocasión del Sacramento del Matrimonio.

Casarse por la Iglesia

Casarse por la Iglesia no es sólo efectuar un rito religioso en un templo. No es lo mismo celebrar en la Iglesia que por la Iglesia. Tampoco bastan “los papeles”. Son necesarios, pero es mucho más importante prepararse al Matrimonio que preparar los papeles del mismo.

Hay que prepararse mejor al Sacramento

La Iglesia considera que las condiciones reales en que se acercan muchas parejas al Matrimonio no son suficientes para celebrar dignamente el Sacramento. Hay que prepararse adecuadamente. Nosotros prestamos nuestra ayuda.

 

Para reservar fecha para su matrimonio en nuestra parroquia ha de pasarse previamente por el despacho parroquial para hacer la reserva y las gestiones oportunas.

Celebramos las bodas todos los sábados por la mañana, 11:00 y 13:15, o por la tarde, 17:00 o 18:00.